Nuestros Productos

 
 

La Tecnología Megapixel.

Nacidas para el público consumidor, las cámaras megapíxel comenzaron a ser habituales en el uso domiciliario, fundamentalmente en las cámaras fotográficas. Ese concepto se trasladó más tarde a las cámaras de seguridad, capaces de brindar soluciones efectivas en un proyecto de videovigilancia.

Cuando se habla de novedades en el mundo de la tecnología aplicado a la seguridad sin dudas hay que remitirse a las cámaras megapíxel, una tecnología que si bien no es novedosa en el plano estrictamente comercial, sí lo es en el ámbito de la seguridad.
Un ejemplo concreto: desde que salieron al mercado las cámaras fotográficas digitales se introduce en el mercado consumidor el concepto de definición megapíxel. Una cámara megapíxel aplicada a la seguridad amplía hoy el espectro de posibilidades en el mundo del CCTV, básicamente por una razón: la mayoría de las instalaciones de CCTV cuentan con cámaras que, para determinado tipo de videovigilancia, ofrecen una pobre definición. Puede verse un hecho pero no identificar claramente a su autor.

La tecnología de megapíxeles permite a las cámaras de red ofrecer una resolución en las imágenes de video superior a la de las cámaras de CCTV analógicas. Es decir, tienen la capacidad de ver detalles e identificar personas y objetos, una consideración clave en las aplicaciones de videovigilancia. Con una cámara de red de megapíxeles la resolución es, al menos, tres veces mejor que con una cámara analógica.

Por otra parte, la combinación de cámaras con resolución de megapíxeles con una selección de cámaras sin dicha resolución, pero optimizadas para otras necesidades (como un potente zoom óptico, sensibilidad lumínica extrema o bajo coste), permite crear instalaciones de videovigilancia sumamente eficaces, fiables y rentables. Antes de ingresar en el uso y las aplicaciones de las cámaras megapíxeles, repasemos algunos de los conceptos básicos.

Concepto de píxel.
Un píxel o pixel (acrónimo del inglés picture element, "elemento de imagen") es la menor unidad homogénea en color que forma parte de una imagen digital, ya sea esta una fotografía, un fotograma de video o un gráfico.
Ampliando lo suficiente una imagen digital (zoom), por ejemplo en la pantalla de una PC, pueden observarse los píxeles que componen la imagen, que aparecen como pequeños cuadrados o rectángulos en color, en blanco o en negro o en matices de gris. Las imágenes se forman como una matriz rectangular de píxeles, donde cada píxel forma un área relativamente pequeña respecto a la imagen total.
En las imágenes de mapa de bits o en los dispositivos gráficos cada píxel se codifica mediante un conjunto de bits de longitud determinada, denominada profundidad de color. Por ejemplo, puede codificarse un píxel con un byte (8 bits) de manera que cada píxel admite 256 variaciones (28 variaciones con repetición de 2 valores posibles en un bit
tomados de 8 en 8).

En las imágenes de color verdadero, se suelen usar tres bytes para definir un color, es decir, en total pueden representarse un total de 224 colores, que suman 16.777.216 opciones de color.

Megapíxel
Un megapíxel o megapixel (Mpx) equivale a 1 millón de píxeles, a diferencia de otras medidas usadas en la computación en donde se suele utilizar la base de 1024, en lugar de 1000, para los prefijos debido a su conveniencia con el uso del sistema binario. Usualmente se utiliza esta unidad para expresar la resolución de imagen de cámaras digitales, por ejemplo, una cámara que puede tomar fotografías con una resolución de 2048×1536 píxeles se dice que tiene 3,1 mega píxeles (2048 × 1536 = 3.145.728). El mismo principio se aplica, claro está, a las cámaras de seguridad.

La cantidad de megapíxeles que tenga una cámara digital define el tamaño de ésta, pero hay que tener en cuenta que cada megapíxel está siendo distribuido en un área y, por tanto, no hay una diferencia significativa entre una cámara de siete u ocho megapíxeles, ya que no es una medida exponencial, al igual que las “x” en la velocidad de una grabadora de discos compactos.

Las cámaras digitales usan una electrónica fotosensible, como CCDs (del inglés Charge-Coupled Device) o sensores CMOS, que graban niveles de brillo en una base por píxel. En la mayoría de las cámaras, el CCD está cubierto con un filtro coloreado, con regiones color rojo, verde y azul (RGB) organizadas en mosaico según el filtro de Bayer, así que cada píxel-sensor puede grabar el brillo de un solo color primario. La cámara interpola la información de color de los píxeles vecinos, mediante un proceso llamado "de-mosaicing", para crear la imagen final.

 


Temas de Interes
 
Valencia - Carabobo - Venezuela - Copyright © 2011 / Todos los derechos reservados
www.tvlmca.com.ve - Sitio Web afiliado a: www.TodoAuto.com.ve